Una de las mejores marcas de colchones en México nos explica la ciencia detrás del buen descanso

Dentro de las actividades imprescindibles para la vida que se hacen durante el ciclo diario humano se encuentran la alimentación, el ejercicio y el descanso. 

En relación a la duración, es el descanso en donde se invierte mayor cantidad de horas, a pesar de que existen diferencias entre personas e incluso en un mismo individuo en sus distintas etapas de vida. 

Por esa razón, se explica en las siguientes líneas algunos aspectos bajo la luz del quehacer científico-médico para entender mejor la relación calidad de vida-sueño-colchón. 

Los colchones y la ciencia del descanso

La intensa actividad diaria de los segmentos etarios niños-adolescentes, jóvenes y adultos, así como la fragilidad del sueño del grupo de mayor edad, ha obligado a los fabricantes de las mejores marcas de colchones en México y de todo el mundo, a impulsar la investigación en las unidades de sueño de algunas instituciones públicas y/o privadas. 

En ellas se diseñan y ejecutan pruebas experimentales para probar la calidad de los mismos. Las técnicas de recolección de datos que aplican, bien podrían agruparse en dos:

  • Las que ameritan hacer anotaciones que pudieran considerarse subjetivas, como el registro en cuestionarios de la opinión sobre la calidad del sueño de los sujetos de estudio al levantarse y una agenda diaria del sueño, donde se escribe la hora de acostarse y levantarse, así como las interrupciones que se presentaron, entre otros.
  • Los procedimientos instrumentales, que requieren el uso de sofisticados aparatos, como la actigrafía, que es una técnica donde se coloca un dispositivo en la muñeca para registrar movimientos, y la polisomnografìa, donde se registra la eficiencia y profundidad del sueño a través de la actividad cerebral captada por un encefalograma.

Una perspectiva del concepto de calidad de vida

Ese término puede tener distintas connotaciones dependiendo del escenario en el que se analice, la perspectiva política, la visión economicista y social. Para la ciencia médica, es una conjunción equilibrada mente-cuerpo, pues se enfatiza tanto en el bienestar psicológico como en el físico. 

Mucha de esa calidad de vida, en relación a la psique, tiene que ver con el estado de ánimo y la forma como se manejan situaciones estresantes, yeéstas se ven a su vez afectadas por el tiempo que se toma para dormir y la profundidad del sueño. 

Por lo que uno de los factores que afecta de forma negativa es la mala calidad del colchón y debe ser parte de la rutina de higiene del sueño revisar periódicamente las condiciones en las cuales éste se encuentra.

Invertir en un buen colchón no es lujo, es una necesidad

Desde el punto de vista físico, también ocurren importantes alteraciones funcionales, si no se duerme en una superficie apropiada y que se adapte al cuerpo. 

Dentro de éstas se puede mencionar:

  • Dolor en la región lumbar y/o en la región cervical, motivado a alteraciones en su curvatura normal.
  • Incremento de los ronquidos, porque las vías respiratorias también pierden su alineación normal.
  • Trastornos de la circulación, debido a presiones localizadas.
  • Tensión muscular, pues no ocurre un efectivo relajamiento.

Acerca de la elección de un colchón nuevo

Con la finalidad de hacer compras acertadas, es importante saber que las características físicas de las personas, en cuanto a peso y altura, así como su posición preferida para dormir, condicionan la elección de un colchón.

Los especialistas afirman en que existe una relación directa entre peso corporal y dureza del colchón, es decir, que a mayor peso mayor debe ser la dureza de éste y viceversa, porque si es muy flexible, se pronunciarían aún más las curvas de la espalda.

En cuanto a la altura, hay que considerar la longitud del colchón. Por ejemplo, si se es más alto que este los pies quedarían por fuera, creando un punto de presión en la zona que queda en el borde. Para evitarla, se estaría obligado a dormir en diagonal o en posición fetal.

En el caso de la posición, si se duerme boca arriba se recomienda un colchón más firme. Si se prefiere dormir de lado, es necesario que el hombro se pueda hundir sin dificultad para mantener la alineación correcta de las vertebras.   

Esa diferenciación en las características (firmeza-flexibilidad, entre otras) viene dada por los materiales con los cuales se confeccionan los colchones, desde la capa más externa hasta su núcleo.

Capa externa

Conformada por una colcha de fibra y/o poliuretano recubierta de telas tratadas químicamente con aprestos para evitar la proliferación de bacterias y ácaros. En cuanto a la trama del tejido, éstas deben ser transpirables, tanto por razones de higiene como por comodidad, para mantener la piel fresca .

Capas intermedias

Llamado por algunos el acojinamiento, son capas de aglutinados textiles, espuma de poliuretano o viscoelásticas, de diferente grosor y densidad.

Núcleo

El centro de los  colchones es muy variable, desde resortes hasta espumas tecnificadas.

En cuanto a los resortes, estos pueden ser de acero de alto carbono con o sin aleaciones de titanio, formando una intrincada trama continua de un solo alambre, o resortes independientes envueltos en cubiertas individuales (ensacado) o sin ellas (posturetech o dual support system).

Por otra parte, los que son de espumas (poliuretano) pueden tener una sola capa de gran altura o varias solapadas del mismo grosor, además de esta variable también se considera la densidad de la goma.

Algunos fabricantes que trabajan con núcleo de espuma en capas, asumen el sistema flotek, el cual tiene perforaciones que las atraviesan para la circulación del aire y brindar la sensación de que se flota.